Sanciones de Hacienda por facturas falsas

Índice
Comparte este post en:

El hecho de emitir facturas falsas implica incurrir en un delito fiscal, lo cual, conllevará graves sanciones, tanto para el emisor de éstas, como al beneficiario o colaborador.

Por tanto, para evitar cometer estas malas prácticas, debes conocer la Legislación vigente, así como las sanciones a las que pueden enfrentarse aquellas pymes que se dediquen a emitir o deducir una factura falsa.

¿Qué son las facturas falsas?

Evidentemente, como hemos comentado, hacer o deducir una factura falsa solo te traerá resultados negativos, ya que, podría desencadenar en elevadas multas económicas y consecuencias penales.

Por ello, participar en la elaboración de una factura falsa es considerado un acto delictivo.

Una duda muy común, es si una factura con datos erróneos es considerada por Hacienda como una factura falsa o no. Pues bien, en estos casos no se considera como tal, ya que, la operación que se está facturando es real, y se podría demostrar con el justificante de pago o con el albarán, el error cometido y no la falsedad de la factura.

Tipos de infracciones por incumplimiento

La infracción por incumplir la normativa de facturación viene regulada en el artículo 201 de la Ley General Tributaria, donde dice: “constituye infracción tributaria el incumplimiento de las obligaciones de facturación, entre otras, la de expedir, emitir, rectificar y conservar las facturas, justificantes o documentos sustitutivo”.

Es decir, el incumplimiento del proceso de facturación o documentación está tipificada por Hacienda como sanción muy grave, y podría conllevar una de las siguientes:

  • Sanción grave por incumplimiento de la ley de facturación → 1% del importe de las operaciones facturadas con falsedad.
  • Sanción grave por no emitir factura o no guardar los justificantes de la misma → 2% del importe de las facturas no realizadas, en el caso de no conocer el importe de la misma, sería una multa de 300 euros por operación no declarada.
  • Sanción muy grave por falsear datos al expedir una factura → 75% del volumen falseado.

En concreto, la sanción por factura falsa se recoge en el artículo 191 de la Ley General Tributaria dice: “quien recibe una factura falsa o la utiliza para deducir gasto o IVA, será sancionado como muy grave, por el hecho de usar medios fraudulentos”, llegando a una sanción del 125% y del 150% de la cuantía no ingresada, más la devolución obtenida de forma indebida.

Con esto, queda demostrado que la participación en hacer una factura falsa, solo te traerá problemas con el fisco, por ello, vamos a mostrarte diversos métodos para que puedas identificar una factura falsa y no te veas incurso en este tipo de prácticas habituales.

¿Cómo reconocer una factura falsa?

No existe una fórmula única que pueda ayudarnos a identificar una factura falsa, pero sí podemos comprobar algunos datos de la misma. Por ejemplo, las operaciones facturadas como falsas suelen tener un concepto muy general, el importe total de la factura suele ser desproporcionado con lo que se está facturando, normalmente no existen justificantes que verifiquen dicha operación, o incluso la factura se repite con el mismo concepto.

Pues bien, cuando quieras comprobar la autenticidad de una factura sigue los siguientes pasos:

  • Comprueba la referencia de la operación, estará registrada.
  • Solicita los justificantes de la entrega del producto o servicio.
  • Revisa los datos obligatorios de la factura.
  • Visualiza el importe total para comprobar si es muy desproporcionado.

Casos típicos de facturas falsas

Un caso muy común es el uso de la factura falsa para blanquear dinero, aunque en este caso habrá que distinguir si es expedida por el obligado tributario o por un tercero. En el primero de los casos, para consumar un delito fiscal deben darse ambos a la vez, y si es por un tercero, se incurrirá en delito de falsedad documental que está castigado con prisión de 6 meses a 3 años, más las multas económicas correspondientes.

Otro caso típico es cuando se adquieren facturas falsas para evadir el pago de impuestos, como son el IVA o el impuesto de sociedades, deduciendo gastos irreales e inflando la facturación recibida. Es considerada una falta muy grave, que conllevará a sanciones que van del 125% al 150% de la deuda tributaria.

Por último, un caso muy común del uso de la factura falsa es en el trámite de la capitalización del paro, donde los desempleados pueden optar al pago único, pero siempre que el importe esté justificado con la inversión empresarial para iniciar un negocio, ya que, en caso contrario tendrían que devolver el dinero anticipado al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Alberto Tendero
Alberto Tendero
Especialista en nuevas tecnologías, herramientas de gestión y plataformas Cloud que aportan valor en el proceso de transformación digital de la pyme.
Compartir en:
Artículos relacionados