Diferencias entre Factoring y Confirming

Índice
Comparte este post en:

A la hora de obtener financiación, una pyme tiene varias opciones entre las que elegir. Dos de las que están cada vez más presentes en las decisiones de directivos y emprendedores son Factoring y Confirming.

Ambos servicios, no obstante, tienden a ser confundidos por sus similitudes. Sin embargo, tienen grandes diferencias que vale la pena conocer, para poder elegir el que más convenga a la empresa en cada momento.

¿Qué es Factoring?

Factoring es un contrato establecido entre la pyme y la empresa que ofrece la financiación. A través de este contrato se cede a esta entidad las facturas que la pyme considere y cuyo plazo esté todavía sin vencer.

La empresa se convierte de esta forma en titular de las facturas o de los créditos comerciales que estén incluidos en el contrato, anticipa a la pyme el importe correspondiente y descuenta únicamente el porcentaje acordado.

¿Qué es Confirming?

Por su parte, Confirming es un servicio financiero, ofrecido por una entidad (a menudo un banco) a la pyme. En este servicio, la entidad adquiere la responsabilidad de gestionar y pagar las facturas todavía no vencidas de la pyme a los proveedores.

En este servicio, la entidad puede ofrecer a los proveedores la posibilidad de cobrar de forma inmediata sin esperar al plazo indicado de cobro, aunque también permite al cliente la posibilidad de escoger un pago financiado, con el que se abona la factura en el plazo estipulado, pero se financia la devolución a la entidad.

Principales diferencias entre Factoring y Confirming

Conociendo un poco los conceptos que definen tanto Factoring como Confirming, podemos entender mejor sus diferencias.

En primer lugar, debemos identificar el objetivo de cada servicio. Mientras el Factoring ofrece liquidez inmediata a la pyme, ya que gestiona los cobros de facturas pendientes, el Confirming reduce la presión financiera a la pyme, ya que le permite gestionar sus pagos a los proveedores, de una forma más conveniente.

En ambas modalidades de financiación, se descarga a la empresa de las gestiones relativas a la administración de la empresa y su tesorería. Sin embargo, actúan sobre tareas distintas.

Con el Factoring se liberan recursos administrativos orientados a la gestión del cobro de facturas y a los posibles impagos o retrasos en el pago que se produzcan.

Con el Confirming, la entidad asume tareas relacionadas con órdenes de pago a los proveedores.

Otra diferencia clave que es importante entender es que, si bien en ambos casos la pyme obtiene beneficios administrativos y financieros, realmente cada servicio ofrece seguridad en el pago a empresas diferentes. El Factoring representa una garantía de cobro (si se contrata en la modalidad «sin recurso») para la pyme, mientras que el Confirming garantiza el pago al proveedor.

Además, ambos casos se pueden aprovechar para mejorar las relaciones comerciales entre la pyme y sus clientes o proveedores, según el servicio contratado.

Con el Confirming la empresa puede negociar con sus proveedores en mejores condiciones, dado que saben que tienen la financiación garantizada y que no habrá retraso en el pago de sus facturas. Incluso es posible negociar con la entidad que el cobro se realice antes de tiempo.

Con el Factoring la pyme gana en flexibilidad a la hora de negociar plazos con los clientes, pues sabe que, aunque en la factura se indique un vencimiento más tarde, la entidad financiera puede adelantarle el cobro y así mantener sus niveles óptimos de liquidez.

¿Necesito Factoring o Confirming para mi negocio?

Factoring y Confirming se presentan así como dos servicios de financiación con muchas ventajas en cada caso, ahora bien la pyme tiene que decidir cuál de los dos le conviene en cada momento o incluso si la compatibilidad entre ambos es viable y recomendada en su situación.

El Factoring es recomendable para garantizar una liquidez inmediata, optimizar la gestión de cobro y protegerse frente a factores como el endeudamiento o incluso la inflación.

El Confirming es un servicio que puede aprovecharse para mejorar la relación con los proveedores y reducir la presión en los gastos pendientes, al poder elegir que la entidad financie el importe que tenga pendiente la empresa.

Ahora bien, tanto en un caso como en otro, lo ideal es que cuentes siempre con empresas especializadas. El servicio de factoring no tradicional como el que te ofrece Trinios, tiene ventajas adicionales frente a otras empresas que siguen un modelo menos innovador:

  • Los trámites se simplifican mucho en la solicitud de financiación. En apenas 4 horas la pyme puede contar con la financiación concedida.
  • No consume CIRBE, por lo que la capacidad de endeudamiento de la pyme se mantiene intacta.
  • Como el servicio es de Factoring sin recurso, también se elimina por completo el riesgo de impago.
  • Junto a estos servicios y ventajas, una entidad de financiación no tradicional puede ofrecerte asesoramiento financiero y comercial, con el que mejorar la toma de decisiones de la pyme y su competitividad.
Alberto Tendero
Alberto Tendero
Especialista en nuevas tecnologías, herramientas de gestión y plataformas Cloud que aportan valor en el proceso de transformación digital de la pyme.
Compartir en:
Artículos relacionados